miércoles, 28 de noviembre de 2012

Un día como hoy naci para el mundo porque mi Padre lo quiso así


 

Porque me gusta llamarte “Papá” mi Dios.
imagen de la web, foto de sormaridel, montaje sormaridel

Se conmueven mis entrañas  saber que Dios es mi Padre… y yo soy su hija… la más pequeña… la más pobre…y esto es mi mayor tesoro y mi mayor alegría.


Un día como hoy, Dios me pensó, me amo y me creo… infinitas gracias  a mi Padre que conociendo mis debilidades  y pecados, aun así me quiso dar el regalo hermoso de la vida haciéndome su hija en su Hijo adorado mi Jesús…



Nunca podre agradecer a mi Padre todo el Amor que me ha profesado, siempre presente, siempre a mi lado, siempre pendiente… su mirada tierna y amorosa sobre mí…  En los momentos más difíciles, mi Padre se hace presente con la brisa suave del Amor divino, como caricia de un Padre que solo desea la felicidad de su pequeña.

Saberme hija de Dios… y saber a Dios mi Padre es una inmensa alegría que se desborda en lágrimas y en sentimientos de gratitud eterna hacia Aquel que no dudo en regalarme la vida.

Por eso, cuando encuentro personas que  niegan el amor  a mi Padre, que se rebelan  pidiendo a gritos que se aleje de ellos, mi corazón se vuelve una llaga de dolor al pensar en el Amor de mi Padre hacia ellos y ellos en su ceguera negarle a “Papá” la oportunidad de  demostrarles cuanto les ama.

Soy hija de Dios… su más pequeña hija… la que tantas veces se ve obligado a sacar de los apuros en que  se mete solo por querer atraer a las almas a su Sagrado  Corazón… por devolverle las almas  a mi amado “Papa”… porque sus hijos ciegos e ignorantes puedan regresar al verdadero redil…

Mi Padre es Dios… y deslumbro una felicidad eterna… esa que puedo acariciar desde aquí… desde el  tiempo y el espacio… mi “Papá” me soñó… mi “Papá” me saco de su pensamiento y de su Corazón divino… mi “Papá” me dio la vida… me dio la inteligencia, talentos, la alegría, la ternura, un corazón sumamente sensible,  dado a darse a los demás sin recibir nada a cambio…un corazón capaz de perdonar no importa las heridas que reciba… perdonar y olvidar… mi mayor alegría es que todos conozcan a “Papá”  en mi pequeña y pobre caridad...me dio la libertad que muchas veces he usado para alejarme de mi Padre desobedeciendole para luego correr a sus brazos arrepentida grandemente de mis ingratitudes y pecados....

Hoy 29 de noviembre nací al mundo como la más pequeña y pobrecilla flor  para ser noticia de que mi Padre es lo más maravilloso, hermoso, tierno, amoroso… de una bondad y una alegría inimaginable… algunos podrán preguntar cómo lo sé… simplemente mirando las obras de arte de “Papá”… su creación… contemplando en mi interior el flujo de amor, de paz que me inunda cada vez que lo busco, cada vez que lo llamo…y se que es una experiencia mucho más ricas en muchos de sus hijos… porque Dios Padre se da a borbotones en los hijos que son sumamente humildes y puros… ellos pueden hablar mejor que yo del Corazón de mi Padre Dios… y yo me regocijo con ello… Bendito Padre que tiene legiones de hijos santos que lo aman de verdad… como debe ser…de ellos aprendemos los mas pequeños…

Padre…salí de Ti… estoy consciente de ello… y sé que solo quiero regresar a Ti... Cuando Tú quieras… solo te pido el tiempo que me quede de vida déjame ayudarte… dame las herramientas que necesito para ayudarte… porque Tú eres lo más grande que puede existir en mi vida… Tu “Papá” lo eres TODO para mi… y en Ti, desde Jesús , puedo mirar, contemplar y amar a los demás…  


imagen de la web
Hoy, día de mi natalicio quiero un regalo de Tu Corazón de Padre a mi corazón de hija… que hoy  nadie muera para la eternidad… que las almas que han de viajar se encuentre con la felicidad eterna… porque han sido dóciles para pedirte perdón por sus pecados reconociéndote como Dios y como Padre…pero también te pido que la fe en tu pueblo crezca, se fortifique siendo solida, brillante y contagianté… que Tu pueblo sea un pueblo santo…porque te ama y te obedece con docilidad de espíritu.


Gracias “Papá”… por  darme la vida, la familia que me distes, y todos aquellos que he conocido y sigo conociendo como amigos, como hijos de mi pobre corazón… pero sobre todo gracias por regalarme a María como madre, como amiga, como confidente… Ella  nunca me ha dejado sola, ni a negado  escucharme y responderme… siempre ha estado ayudándome en todo momento… que buena es María, mi Madrecita linda…

 

imagen de la web



Un beso “Papá” y un abrazo fuerte…  en tu Hijo Jesús…





Desde la Soledad del Sagrario

No hay comentarios:

Publicar un comentario