martes, 7 de febrero de 2012

El Grito de los Santos: “El Amor no es Amado”


Imagen de web...montaje de sor maridel

Este es el grito de los que descubren esta verdad y con ella el dolor más desgarrador jamás vivido antes.
“El Amor no es amado” gritaba acongojado y dolido el corazón de San Francisco de Asís. Gritaba lleno de horror al descubrir esta verdad… gritaba su dolor con torrenciales lluvia de lágrimas que bajaban de sus ojos. Miraba a sus discípulos y quería que entendieran esta verdad descubierta por él en la oración.
Había estado orando en el silencio de la noche, en lo más profundo del bosque… ahí en medio de la naturaleza, como de costumbre, oraba San Francisco de Asís,  y en esa contemplación del Amado, en esa intima conversación con el dueño de su vida y de su corazón… descubre con espanto que el “Amor no es Amado”.
¡Oh dolor!!...  inimaginable para los que estamos fuera de la corriente de los santos.  ¿Quién de nosotros puede entender el espesor y la anchura de esta verdad? Si a nadie le interesa saber… si nadie se ha preocupado por siquiera mirar… se esta tan a gusto en las cosas del mundo…¿para qué mirar al Amor de los Amores?
¡Oh!!... Seráfico hermano mío, que agonizas al ver al Amado despreciado en su Amor.
Oh Seráfico hermano de mi alma que te deshaces en lágrimas, que gimes por la espada que atraviesa tu alma al descubrirse el velo de la ingratitud humana hacia la más bella y adorada fuente de Amor Eterno.
Qué tristeza te agobia, el dolor te consume. ¡Bendito descubrimiento que te lanza a las alturas más codiciada de la santidad!!  Esas que llevan a una intimidad plena con Dios aunque se viva todavía en el espacio y en el tiempo.  Esa que lleva a hacer locuras de amor por reparar el daño cometido por tantos hermanos. Esa que lleva a convertir el alma en un holocausto de amor siempre encendido, siempre renovado, siempre apasionado por Aquel que solo tiene Amor para dar a manos llenas…
Te conviertes en mártir del Amor… de ahora en adelante vivirás los detalles mas pequeños, delicados de aromas celestiales que tu corazón pueda ofrecer al Amor… convirtiéndote en bálsamo para las heridas del Amado Divino…
Iras por los caminos, por las plazas, por las calles, ha todos los habitantes del mundo… gritando, hablando con el corazon, llorando porque el amor estalla en tu corazon y quieres encender los corazones con el deseo de amar a Dios sobre todas las cosas. Te gastaras amando… te gastaras convenciendo… te gastaras de rodillas ante el Amado cubriendo de rosas las huellas de ingratitud de los hermanos.


Imagen de web
Te acercaras al Amado enjugaras sus lágrimas con las tuyas. Te acercaras al Amado Divino para calentar con el fuego de las pequeñas llamas de tu corazón el frio causado por tantos hermanos.
Te das enteramente. Te das porque amas. Te das porque el amor en ti es necesidad apremiante salir de ti, el amor mismo así lo exige.
¡Oh que ceguera la nuestra!!! ¡Oh!... somos almas ingratas despreciando la fuente viva y eterna de Amor y felicidad… somos ciegos…somos ingratos…somos rebeldes…
Buscando amor… despreciamos la verdadera y gratuita fuente. Buscando la felicidad…corremos fuera del verdadero camino que nos lleva a la felicidad plena, desbordante siempre estable.
Buscando riquezas…corremos detrás de bagatelas que se desvanecen con el paso de la eternidad…no descubrimos la luz brillante del tesoro eterno que brilla esplendorosamente ante nuestros ojos.
Buscando llenar nuestro vacio interior nos refugiamos en las tinieblas del mundo que nos esclavizan apartándonos del verdadero Sol que nos regala libertad espiritual.
Imagen de web

Hermano Seráfico… mi dulce hermano San Francisco… quiero llorar contigo…!oh!..., sí…sí... quiero gritar al mundo… con el grito de un corazón herido…que junto a ti, descubre que el “Amor no es Amado”. Yo también quiero tomar sobre mis hombros la cruz de la ingratitud para convertirla por amor a Dios y en manos divinas… en  camino de esperanza, reparando con mi pequeño corazón el desamor de tantos hermanos… con el pobre deseo de amar a Dios al gusto divino hasta las últimas consecuencia. 
Porque el amor se paga con Amor…
Desde la Soledad del Sagrado







3 comentarios:

  1. Hermosa publicación! ...San Francisco es bondad, es amor

    ResponderEliminar
  2. San Francisco de Asís, ruega por nosotros!.

    Gracias por sumergirnos en el interior de ese grito: " El Amor no es Amado".

    Dios te bendiga!.

    ResponderEliminar
  3. Esos gritos también los iba dando por los pasillos Santa María Magdalena de Pazzis.

    ResponderEliminar